Artistas le dan forma a sus sueños en árboles muertos

 Una nueva  tendencia de realizar escultura en materiales nuevos o combinados entre diferentes, es constante, sin embargo, las creadas con fibras naturales son un reto, aún más si ya están muertas. Para los escultores Dolores Ortiz, Estanislao Contreras, David Agredano, Agustín Alfaro, Javier Malo, Francisco Gómez y Ulises Sánchez, la idea es atractiva y enriquecedora tanto en el trabajo del arte como la convivencia en equipo. Es por eso que desde hace semanas trabajan con árboles de ahuehuete para, en conjunto, realizar un par de piezas cada uno.

La materia prima son catorce árboles ahuehuetes, que desde hace años sufrieron una enfermedad y se secaron. “Estamos recuperando estos árboles que estaban muertos y les estamos dando vida de alguna manera”, comenta Dolores, quien fue la que planteó la idea hacia el resto de los talladores. Cada escultor tendrá dos troncos para trabajar, sin temática definida, aunque se podría decir que son “concepciones abstractas”, aclara la escultora.

El trabajo se está realizando un par de días por semana, debido a que los árboles aún están en su lugar de origen (a 40 minutos fuera de la ciudad), lugar que no especificó Dolores Ortiz, por seguridad. Cuatro de los siete escultores son profesores, uno es estudiante y tres restantes artistas, y necesitan coincidir en horarios.

Para diseñar las piezas se está trabajando con equipo mecánico, como sierras o herramientas manuales como el hacha. “Ahí nos quedamos todo el día y nos regresamos por la tarde noche, muy contentos y muy satisfechos”.

Por otra parte, David Agredano, que es maestro en la escuela de artes de la Universidad de Guadalajara, comenta que es una gran experiencia tener que trabajar en el lugar, dentro de la naturaleza, “se me hace similar a lo que son los simposios, porque en los simposios hay experiencia de trabajar con la escultura y bastante aprendizaje, además de ver cómo resuelve cada uno de los escultores los problemas que surgen”. Así también, Agustín Alfaro agrega que el trabajo en equipo se está dando de buena manera, son “diferentes escultores profesionales, nuestras técnicas, nuestras ideas, nuestros intereses son diferentes, pero es muy gratificante y enriquecedor”, e incluso “con mucha armonía en el ambiente y el fomento al arte”.

Trabajar desde este tipo de madera es diferente a irla a comprar, agrega Javier Malo, porque “normalmente vas a comprarla de acuerdo a la idea que tú traes, en este caso es al revés, tienes el tronco ahí y el tronco te va guiando, te limita en algún sentido”.

El proyecto de las esculturas en árboles, no es patrocinado por nadie, los gastos son cubiertos personalmente por los talladores. El equipo planea terminar el trabajo en marzo de este año y poder exhibirlo en algún museo de Guadalajara.

Historia del proyecto

••• Dolores Ortiz comenta que hace cuatro meses, cuando visitó el rancho de un amigo vio que tenía varios árboles muertos, debido a que hace años enfermaron y se secaron. Al principio, se pretendía traerlos a Guadalajara, pero el mismo dueño facilitó el espacio y se decidió trabajar en el lugar. En total son catorce árboles, cuatro de los cuales ya están talados; cada escultor está utilizando dos troncos. Se había planeado exponer las piezas en el Museo Regional, pero con el cambio de director, se replanteará el asunto.

Fuente: Impreso.milenio.com

This entry was posted in Eventos, Jalisco and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s