Exposición pictórica “Pérdida de la luz”

Hoy  lunes, 31 de octubre a las 11 horas, será inaugurada la exposición pictórica Pérdida de la luz, de la artista plástica Rosalba Espinosa, en los pasillos del primer piso del Palacio de Justicia, una selección de 20 piezas respecto de la serie original que, tras de su pasada estadía en el Museo de las Artes (Musa) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), en enero de este año, incluye cuatro piezas relativas a la pederastia clerical que por vez primera se exhibirán en Guadalajara.

Por razones de espacio, se exhibieron solamente 14 piezas (más dos instalaciones y un video) en el Musa; en esta ocasión se trata de 20 cuadros del total de 26 que abarca la serie, puesto que algunos ya fueron vendidos y forman parte de colecciones particulares; “pero lo importante es la inclusión de cuatro piezas que hablan sobre pederastia clerical”, aclara la artista, que desafortunadamente no se habían expuesto en la ciudad.

Respecto de esto, comenta Espinosa, “el año pasado me ofrecieron un espacio, pero me censuraron estos cuadros que menciono; además, había mucha desorganización y carrereo, por lo que me pareció que no era respetuoso mostrar mi obra de esa manera, tal como lo habían ofrecido”.

Ahora bien, el hecho de que se exhiba su obra en el Palacio de Justicia, tiene una radical importancia “simbólica”, por el tema que trata; asimismo, porque –revela la pintora– “este edificio, de acuerdo con la historia (me cuentan), fue una escuela de niñas y, además, dado que aquí se imparte justicia, representa un espacio ideal para mi exposición, puesto que desde que comencé a trabajar con el tema, tenía la idea de presentarla en un lugar como éste, de carácter público, que todo mundo la pudiera ver, que venga gente que no va a las galerías, eso es fundamental porque se trata de una denuncia”.

Este último detalle, la “necesidad de denunciar algo que me lastima”, señala Espinosa, “es un propósito central en este trabajo. Es un tema que me provoca mucha ira, sentimientos muy fuertes de rechazo; resulta difícil creer que se pueda hacer tanto daño a una criatura, porque le destrozan la vida. Ante esto, me pregunté ¿qué puedo hacer? Pues, denunciarlo a través de mi pintura. No soy psicóloga ni hago leyes, yo pinto. Quedarme callada sería como volverme cómplice de esa circunstancia. Presentar esta obra en un espacio donde esté a la mano de quien transita por estos corredores, me resulta fantástico”.

Esta selección de piezas que, a partir de mañana, se exhibirán en el Palacio de Justicia, estuvo a cargo de la propia artista y representa, explica, una “versión distinta” de la que se mostró en enero pasado en el Musa, “porque en aquella se concentraba el tema en los niños y aquí se incluyen jóvenes y las obras de pederastia clerical; se presenta el concepto más ampliado”.

En estos términos, Espinosa concuerda con quien sostiene que el artista tiene “una responsabilidad social”, esto es, “tengo que decirlo y, si tengo una herramienta para mostrarlo y que lo puedan ver, hay que hacerlo”; lo anterior, porque no debe olvidarse que el artista es “persona y ciudadano”, además de que “todos somos responsables de esto. Quedarse callado engendra cierta corresponsabilidad. Se trata de crear conciencia, de eso hablo”.

Tras de haberse exhibido en la Ciudad de México, el Musa y Michoacán, Pérdida de la luz ha obtenido por parte del público “una respuesta excelente”, afirma Espinosa, lo que significó en parte una sorpresa, al pensar que algunas personas le comentaron que podría exhibirse excluyendo piezas, de ahí que supuso “me sería difícil moverla”, aunque ha recibido numerosas muestras de apoyo que reafirman lo bueno que ha sido “que tocara este tema”.

Esta serie acerca de la pederastia y el abuso sexual la inició la artista en 2007, e implicó una labor de investigación ardua, prolongada y difícil, asegura que “es terrible darse cuenta que lo que se aprecia en las imágenes no es ni una mínima parte de lo que en realidad sucede. Es desastroso cuando se revisa la documentación que pone en evidencia las cosas terribles que pasan”.

A este respecto, el proceso formal de trabajo sobre cada una de las obras, detalla Espinosa, “fue muy fuerte y me hacía muchas preguntas. Busqué evitar que fuera demasiado rudo o se viera grotesco. Pero todo fue trabajar y trabajar, así comenzaron a salir las imágenes. Además, las piezas se fueron transformando; en algunas se pueden apreciar los remiendos y correcciones que hice. Así soy, así trabajo; al iniciar un proyecto, dedico una libreta a ello y hago mis anotaciones, conforme avanza el proceso reviso mis notas, miro de nuevo los cuadros y lo que no me gusta lo transformo”.

En Pérdida de la luz no sólo se plantean imágenes que reflejan directamente la tragedia que viven niños y personas, algunas de sus piezas tratan el tema con una ironía incómoda que, establece la artista, se planteó también como “una forma de despertar una reacción en el espectador, de provocar”; puesto que el arte, sostiene Espinosa, puede servir “para despertar conciencias. Lo importante es moverse y decir; si se va a provocar algo, que así sea. La idea es saber por qué se hacen las cosas, y no dormirse, evadirse, decir que las cosas no existen. Es mejor decir aquí está”.

El horario de visitas para esta exposición es de lunes a viernes, de 9 a 15 horas, y solamente permanecerá montada en el Palacio de Justicia (Hidalgo, a un costado del Teatro Degollado, Centro Histórico) por espacio de dos semanas, esto es, hasta el día viernes 11 de noviembre del año en curso.

Fuente: Jornada.

This entry was posted in Eventos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s