Regresa la Obra Clepsidra al Teatro Diana.

 El grupo Crisol Danza Teatro presentará de nuevo su producciónClepsidra: tiempo y agua, el cual llegará al escenario del Teatro Diana los días jueves primero y viernes 2 de septiembre; a la agrupación, integrada por Claudia Herrera, como directora, productora y bailarina; Gabriela Cuevas, como directora escénica, de entrenamiento y bailarina; y Meztli Robles, bailarina; se une ahora el actor, director y bailarín Beto Ruiz.

En esta, la tercera “temporada” para el montaje en la ciudad, Herrera reconoce que llevarla de nuevo al escenario ha sido “difícil” y ha significado “un gran esfuerzo”, pero se han dado las circunstancias y el apoyo por parte del teatro; además, al encontrarse en proceso de preparación para un próximo estreno, señala que Clepsidra es una obra ya “bastante madura y que ha crecido”, con todo y “la incorporación de nuevos elementos y ajustes” a la puesta en escena.

Así, respecto de estos cambios, señala Gabriela Cuevas –directora escénica– que la obra se mantuvo “unos meses en silencio, guardada” y, al retomarla, aunque “la estructura sigue siendo la misma” (personajes, cinco tiempos escénicos y tema) se modificó “a nivel energético y plástico, bastante, lo mismo que en la música”.

De este modo, Cuevas relata que ante los numerosos compromisos de Ana Elisa Fernández, su salida motivó la búsqueda de remplazo y, así, la incorporación de Ruiz se dio al inicio con la intención de entrenarse pero se le hizo la invitación a participar al conocer las coincidencias en “lenguaje escénico” pero, ante todo, “su gran experiencia hace que su aportación sea magnífica”.

Con estas características, Clepsidra –puede decirse– puede considerarse como “nuevo” y, por otra parte, se ha trabajado con un rigor mayor, especialmente en lo corporal (debido en parte a la presencia masculina en un montaje donde participaban cuatro mujeres), refiere Herrera, de ahí que los espectadores puedan apreciar un trabajo cuidado en sus detalles.

Ahora, el hecho de arribar al Teatro Diana no representa mayores contratiempos debido “al formato que manejamos” ya que, establece Cuevas, “no utilizamos el escenario completo” y, además, la capacidad se ha limitado a 150 personas por función; en estos términos, el espectáculo ofrece ventajas de adaptación, que dependen del lugar en que se presentan, aunque “fue concebido para tener al espectador muy cerca”, de modo que el espacio “forme parte del escenario”.

Por otra parte, la agrupación se prepara actualmente para formar parte del programa dentro del próximo festival Texas Performing Arts, a celebrarse en la ciudad de Austin, en los Estados Unidos, donde –asimismo– Gabriela Cuevas impartirá una clase magistral, hecho que no despierta mucha expectativa en la intérprete ya que, asegura, uno de los principales objetivos de su trabajo en clase es “compartir la experiencia de cada uno, lo mismo que su bagaje artístico. Lo importante es compartir el trabajo, para buscar una buena respuesta”.

Las integrantes de Crisol Danza Teatro son también conscientes de que todo trabajo tiene un ciclo determinado de vida pero, advierte Cuevas, una puesta en escena “nunca termina de estar lista” y, así, es capaz de “mantenerme atenta, investigando, sorprendiéndome por todas las posibilidades expresivas que puede tener el cuerpo; por todo eso, me resulta difícil decir ‘ya está’.Clepsidra ha cambiado mucho, energética y estilísticamente, pero no podría asegurar que está terminada. Se encuentra en una etapa y, en cada una, hay algo nuevo, un pequeño giro que quizá no note mucho el espectador, pero que para nosotros es significativo”.

Y, con todo, señala Claudia Herrera que este montaje quizá sea difícil que se siga presentando en Guadalajara, “habría que pensar en presentarla en otros lugares, a nivel nacional o internacional”, porque –lo mismo que sus compañeros en el grupo– percibe en la obra “una riqueza inagotable” y, asimismo, esperan pueda “seguir creciendo”; a este respecto, hace cosa de un año estuvieron participando en un festival de la disciplina en la provincia de Rosario, Argentina, con buen recibimiento crítico.

De igual modo, refiere Herrera, por lo que toca a las expectativas, califica eso como “relativo” pues, así como hay escenarios en el país donde el público ha disfrutado mucho la obra –recientemente se presentaron en Durango– no puede descartarse que a la gente no le guste, puesto que la diversidad de lenguajes respecto de la danza contemporánea es amplia y las preferencias, muchas y distintas.

Finalmente, el espectáculo de danza Clepsidra: tiempo y agua, se presentará en el escenario del Teatro Diana ( 16 de Septiembre 710), los días jueves primero y viernes 2 de septiembre, con funciones a las 20:30 horas en ambas fechas. Los boletos tendrán un costo de 100 pesos, admisión general, y de 80 con descuento para estudiantes, maestros y personas de la tercera edad (existe una restricción de edad: el montaje es para mayores de 14 años), disponibles en las taquillas del teatro y a través del sistema Ticketmaster.

Fuente: La jornada.

This entry was posted in Eventos and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s