Nace el lado salvaje del hombre en Cosmética del enemigo.

 Mañana, sábado 20 de agosto en el Teatro Estudio Diana, dará inicio la temporada de estreno para la obra Cosmética del enemigo, basada en la novela homónima de la escritora belga Amélie Nothomb, dirigida y adaptada por Ricardo Delgadillo en una producción de S Teatro que cuenta con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y la Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ).

Actualmente, Nothomb es una autora “muy leída”, destaca Delgadillo, pero a él le llegó el libro gracias a su hija, quien le insistió en que la revisara; además, “desde hace mucho tiempo tenía deseos de hacer algo más filosófico y no tan directo o sensual, como hasta ahora, sino que mueva a la reflexión y reflejara un poco la realidad contemporánea de los adultos. Aunque los jóvenes lean mucho la obra de Nothomb, la temática de Cosmética del enemigo es para adultos. El nicho de esta obra es para universitarios, profesionistas, algo así”.

En este sentido, lo “contemporáneo” en esta historia –señala su director– estriba en que “debido a las sucesivas crisis económicas en todo el mundo, creo que todos hemos entrado en una crisis personal también; hay una generación que no ha conocido tiempos de estabilidad y, así, estamos cargando con esto todo el tiempo. Esto detona, en nosotros, actitudes neuróticas”.

“Por otra parte”, agrega, “algo que me parece contemporáneo en este siglo es el lado primitivo y oscuro del ser humano, que cada vez emerge más. Éste es un poco el tema de la obra, este aspecto que, de alguna manera, mantenemos reprimido y que, en cualquier momento y bajo cualquier pretexto puede salir, para que cometamos los actos más nefastos y perversos que se nos ocurran. Este ‘lado salvaje’ está más presente en este siglo que antes”.

Haciendo eco de las palabras de una amiga suya, escritora, Delgadillo apunta que la literatura latinoamericana suele ser más carnal, en contraposición a la europea que, afirma, refiere más al pensamiento; “esa es una de las razones principales por las que me llamó la atención llevar a escena esta obra”.

Por lo que toca a la adaptación, la estructura dialogada de la novela se prestó para su escenificación; además, establece, “se hizo una reducción al 30 por ciento del texto total”; así, la obra tiene una duración de poco más de una hora. “La cuestión”, en términos de lo que significó la adaptación de esta novela a escena, asegura Delgadillo, “es que el tiempo del lector es muy diferente al tiempo del espectador; el primero puede abandonar el libro un momento y después retomarlo, puede tener la paciencia de leer 10 páginas en las que se dé vuelta al mismo asunto. El espectador de teatro siempre espera que suceda algo distinto, que haya un cambio en los personajes, que avance la historia. Ahí radicó la clave de la adaptación: dejarla ‘en los puros huesos’ para que la historia corriera de principio a fin, sin ninguna digresión”.

Asimismo, añade, en esta obra “muchos de los parlamentos en la obra pueden tomarse como algo que se dice en la historia que viven los personajes, pero también puede extraerse una frase y analizarla, para reflexionar sobre lo que se habla. Este tipo de textos no los había trabajado nunca, siempre he privilegiado la acción. El lenguaje tiene aquí un papel importante, aunque se buscó –entre los actores y la dirección– un equilibrio entre el contenido filosófico de la obra y el volverla de interés, para ofrecer diferentes niveles de lectura”.

Con todo, tratándose de “una comedia negra”, en Cosmética del enemigo se manejan “muchas cosas de humor. Me incliné por eso. He visto escenas de la puesta en escena española, de la francesa, una cubana y otra argentina; lo visible es que todos tenemos una idea distinta de la historia: la versión española es solemne y oscura, con cierta frialdad; los franceses se basan mucho en lo verbal y transcurre la acción con lentitud; la argentina tiende hacia la comedia comercial y, en Cuba, se utilizaron actores muy jóvenes (cuando los personajes tienen más de 40 años), lo que resta interés”. Lo anterior porque, agrega, “este par de personajes son tan fuertes, delineados y definidos, que se requieren seres humanos que sean así; que permitan emitir un juicio con sólo verlos. Por eso escogí dos actores con esas características”.

Sostiene que trabaja “para el público” y, de este modo, “no soy de esos directores que tienen ideas masturbatorias de satisfacerse a sí mismos por tener una determinada inquietud estética. No”.

Eduardo Ruiz Saviñón colabora como asistente de dirección y en la iluminación; la música original es de Alfredo Sánchez. Las actuaciones corresponden a Juan Romo y Eduardo Rodríguez.

Las funciones serán del 20 de agosto al 18 de septiembre, los sábados a las 20:30 horas y los domingos a las 18 horas; los boletos costarán 100 pesos y 80, con descuento para estudiantes, maestros y personas de la tercera edad.

Fuente: La Jornada.

This entry was posted in Eventos and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s